Ayer cambié de visualizador de imágenes; me pasé a Imagine. Código libre, os lo podéis bajar gratis de aquí.

ante todo señalar que lo hice porque responde muy bien a dos necesidades prioritarias que tengo: que se abra rápidamente y que reproduzca las animaciones gif, a ser posible mostrando los frames por separado si es necesario. Imagine lo hace, y bastante bien.

En primer lugar su tiempo de respuesta es increíblemente rápido: haces doble click en una imagen y la tienes abierta antes que ningún otro visualizador de los que he probado… y mira que he probado¡ Ese factor es determinante porque realmente, si vas sumando tiempos, al cabo del año se deben de juntar horas esperando a que se abra la puñetera foto, muchas veces para acabar comprobando que en realidad no era la que buscabas.

En segundo lugar, visualizar las animaciones gif es para mí prioritario por la sencilla razón de que me encanta el formato, como ya dije en su momento, así que termino manejando muchos, y a veces quiero toquetearlos por dentro. Este programa lo permite.

¿detalles en contra? Bueno, pocos pero alguno tiene; en primer lugar, marea un poco con las opciones:

Screenshot_1

La cosa se pone peor cuando quieres personalizarlo un poco y miras las preferencias, algo que tenía que hacer para poder manejar las imágenes con el ratón o los atajos de teclado:

Screenshot_2

 

Y lo más contradictorio es que, pese a todo este mareo de opciones, al final no he podido hacer que la rueda del ratón me disminuya el zoom (que lo aumente sí; sospecho que no capta el movimiento de mi modelo concreto de ratón, porque en teoría debería de hacerlo). Eso si, he podido meterlo en las teclas A y S, con lo que, junto con las teclas Z y X a cargo de pasar adelante y atrás entre las imágenes de la carpeta puedo hacer las cosas que necesito con el programa sin tener que soltar la wacom con la que dibujo en la mano derecha. Claro está, se puede decir que tenga la imagen siempre en primer plano, con lo que a la hora de dibujar te pones las referencias necesarias en una carpeta y vas pasando de una a otra mientras trabajas, con el programa en una esquina. Y abre los PSDs… ¡Es casi perfecto!

El detalle de la alta configuración es un tema muy interesante; meter demasiadas opciones suele ocurrir en el software libre, entiendo que llevados de la idea de dar la máxima libertad al usuario, pero siempre denota una cierta indecisión a la hora de definir el uso que le vamos a dar al programa, un querer abarcar demasiado. Yo me plantearía, siempre que sea posible, acotar muy bien el uso al que se destina un programa o aplicación, darle las opciones precisas para poder hacer una personalización justa y, si veo que puedo “atacar” otros usos… simplemente hacer otra aplicación. ¡Una montaña de opciones va a desalentar al usuario medio, seguro! O esa es, al menos, mi opinión.

Este post se le ocurrió a David Revilla

Comments are closed.

Post Navigation